Diferencias entre automatización de Cloud y orquestación

La orquestación de la gestión de infraestructura y aprovisionamiento de software ha tenido un crecimiento fenomenal en los últimos 5 años. Todo indica que el aprovisionamiento, la automatización, la orquestación y la virtualización de aplicaciones, etc, se encuentran en un constante desarrollo y crecimiento en el mercado IT, sobre todo en el mundo Open Source.

Automatización de Cloud

Si lo llevamos al nivel más básico, la automatización de Cloud se refiere a acciones de implementación, deployment, aprovisionamiento y administración que los equipos de IT pueden llevar a cabo sin necesidad de la interacción humana.

Existen varios procesos y tareas que los equipos de IT pueden automatizar, quizás los más comunes son los back-ups regulares dependiendo de intervalos predeterminados, configuración de servidores de aprovisionamiento automático para satisfacer las necesidades de escalabilidad o simplemente encontrar procesos inactivos u ociosos y apagarlos.

La automatización de Cloud ahorra recursos (tiempo y dinero) aquellas empresas que necesitan necesitan configurar y administrar aplicaciones en la nube. En general, el concepto que engloba a lo que conocemos como ‘cloud computing’ es justamente simplificar las tareas tradicionales de IT – de no ser por su automatización, la nube no sería percibida como algo tan valioso para sus usuarios.

Orquestación de Cloud

La orquestación de Cloud se relaciona directamente con su automatización, ya que organiza (orquesta) secuencias y coordina tareas ya automatizadas. Si estos procesos se pusieran en una jerarquía, la orquestación sería el “conductor” que llama a tareas automatizadas en secuencias específicas, en momentos específicos, para propósitos específicos.

Orquestación cloud

Ambas trabajan juntas, son interdependientes y coexisten en un mismo medio. Por ejemplo, no tiene sentido crear un proceso de orquestación que no haga referencia a tareas automatizadas, ni tendría sentido crear tareas automatizadas que no sean parte de un proceso de orquestación de Cloud.

La mayor cantidad de tareas de deployment, aprovisionamiento, autoscaling, administración del Cloud, etc que dependan de procesos de automatización y orquestación, repercutirá en una menor cantidad de tareas manuales y repetitivas (con exposición al error humano) que tendrá que realizar el personal de IT.